Mis películas favoritas de Bette Davis


Si hay una actriz que me fascina más que cualquier otra es, sin duda, la gran Bette Davis. He visto todas sus películas y he leído varias de las biografías, además de dedicarle un blog. De un tiempo a esta parte, he pensado en escribir una serie de entradas recomendando películas que incluyan sus enlaces de descargas (soy de los que piensan que la cultura debe ser gratuita y accesible a todo el mundo, por lo que sirva este blog, escrito desde el extrarradio, como ejemplo). Empecemos pues con las recomendaciones:

LA CARTA ("The Letter")

Malasia. Una noche, Leslie (Bette Davis), la dueña de una plantación, mata de un tiro a Hammond, un íntimo amigo de la familia con la excusa que éste intentó atacarla. Sin embargo, mientras se está a la espera del juicio, aparece una misteriosa carta escrita por Leslie donde se especifica que el fallecido era su amante. La carta, que compromete a la acusada y está en posesión de la viuda de Hammond, le es entregada al abogado de Leslie por diez mil dólares.

Aunque ya existía una versión cinematográfica del mismo título dirigida por Jean de Limur en 1929, los productores Hal B. Wallis y Jack L. Warner siempre tuvieron la idea de volver a adaptar al cine esta obra de teatro, situada entre el melodrama y el thriller, escrita por W. Somerset Maugham. Para ello, volvieron a rodearse de los mejores elementos de la Warner, como la fotografía de Tony Gaudio, el guión de Howard Koch (Casablanca), el vestuario de Orry-Kelly, y la música de Max Steiner bajo la dirección musical de Leo F. Forbstein. Todo un prodigioso grupo técnico al servicio del dúo Bette Davis-William Wyler, quienees acababan de triunfar en Jezabel (1938) y volverían a hacerlo en 1941 con La loba. En su reparto, además, se dio la curiosidad que Herbert Marshall, quien aquí interpretaba al engañado marido de Leslie, había sido el amante asesinado en la mencionada versión de 1929.

El filme se rodó su mayoría en extraordinarios decorados del Estudio realizados por el director artístico Carl Jules Weyl, lo que acrecentaba su condición teatral, a pesar de la maestría de su director para lograr un creciente ambiente de tensión, marcado también por el clima tórrido de la malasia fingida donde se desarrollaba la acción.

Antes de su estreno el guión sufrió algunos cambios provocados por la censura, puesto que la obra original no contaba la muerte de la protagonista. Aquí, para seguir las directrices marcadas por el "Código Hays", la asesina Leslie debía pagar su culpa con su propia muerte. A pesar de excelentes críticas, la Academia de Hollywood fue bastante cruel con la película al nominarla para siete estatuillas (película, director, actriz, actor secundario, fotografía, montaje y banda sonora) y no concederle ningún galardón.

En 1947, Vicent Sherman dirigió la también producción de la Warner Unfaithful, que, aunque partía de similar argumento, no era exactamente un "remake oficial" de La carta.

EVA AL DESNUDO ("All about Eve")

Una noche lluviosa, la joven Eva Harrington (Anne Baxter) se presenta en el camerino de la estrella teatral Margo Channing (Bette Davis), afirmando ser una gran admiradora suya. Sin embargo, con su encanto especial, Eva se gana la confianza de las personas más allegadas a la actriz, entre ellas su mejor amiga, Karen (Celeste Holm), y, sobre todo, la del marido de ésta, el dramaturgo favorito de la actriz, Lloyd Richard (Hugh Marlowe). Las maquinaciones de Eva dan finalmente sus frutos cuando logra debutar en teatro como suplente de Margo, obteniendo excelentes críticas deel influyente periodista Addison DeWitt y comenzando una imparable carrera como actriz.

Tras los dos Oscars que consiguió como director y guionista por Carta a dos esposas, a Mankiewicz se le dio libertad absoluta en la FOX para su siguiente film. De ahí, que durante seis semanas se encerrase en su casa de campo y escribiese un guión sobre el mundo del teatro. Cuando este maravilloso texto llegó a manos del todopoderoso jefe de la FOX, Darryl F. Zanuck, este supo que estaba ante la producción más importante del año.

El primer guión se tituló originalmente "Mejor interpretación", y estaba basado en un cuento corto de Mary Orr, "La sabiduría de Eva"; y para crear los personajes de su historia Mankiewicz se basó en lo que le contó la actriz Elizabeth Bergner sobre una joven sin escrúpulos a la que había conocido hace poco.

Para el papel de la madura estrella, Zanuck se empeñó en conseguir a Marlene Dietrich, mientras que el director se decantaba más por Claudette Colbert, quien finalmente fue la elegida. Sin embargo, al caer ésta enferma su sustituta fue Bette Davis, que deambulaba por los Estudios con una carrera en declive. Además, y fiel a su fama de polémica, Davis odiaba sobremanera a otra de las protagonistas, Celeste Holm (curiosamente, su mejor amiga en la ficción).

El reparto se completó con el genial George Sanders como cínico periodista (el actor acabaría suicidándose en 1972); la joven Anne Baxter como estrella en ciernes; y la inolvidable Thelma Ritter, actriz a quien el director admiraba de manera especial. Además, Marilyn Monroe realizó una de sus primeras y más comentadas apariciones ante una cámara, sobre todo porque repitió veinticinco veces sus dos líneas de diálogo.

El olfato de Zanuck no le engañó: el film consiguió ocho premios de la Academia y catorce nominaciones. En 1969 se estrenó su versión musical para teatro, "Applause", con libreto de Betty Comdem y Adolphe Green y música de Charles Strouse y Lee Adams.

LA LOBA ("The little foxes")

La dominante y ambiciosa Regina (Bette Davis) quiere que Horace (Herbert Marshall), su marido enfermo del corazón, financie el negocio de sus hermanos con 75.000 dólares. Al no poder conseguir ese dinero, su sobrino Leo (Dan Duryea), empleado en el banco de Horace, roba dicha cantidad. Entonces, Regina chantajea a sus hermanos con denunciar el hecho a su marido si no le entregan una parte del negocio. Cuando Horace le desbarata el plan, al asegurar que él mismo entregó el dinero a Leo, todo parece ponerse contra ella. Furiosa, Regina deja morir a su esposo al no facilitarle un medicamento. Tras su muerte, Regina cree tener la situación controlada hasta que su hija, Alexandra (Teresa Wright), descubre la auténtica personalidad de su madre y se marcha de la casa.

La consolidación absoluta de Bette Davis como la gran "mala" de la historia del cine, según esta maravillosa adaptación de la obra teatral escrita por Lillian Hellman que ella misma se encargó de convertir en guión, ayudada en los diálogos por Arthur Kober, Dorothy Parker y Allan Campbell.

Proyecto deseado por Samuel Goldwyn, este pagó a la Warner 385.000 dólares para que les cediese a su estrella Bette Davis para el papel principal. Según el productor, nadie podía encarnar al personaje de Regina con tanta energía como ella y salir indemne ante los espectadores por sus malévolos actos. En su interpretación de codiciosa esposa Davis se llevó los más encendidos elogios del film, y eso que tenía muy complicado competir con la mitificación que Tallulah Bankhead había obtenido con el mismo personaje en Broadway.

Además, Wyler logró un trabajo cínico y de atmósfera agobiante, narrado con su pulso maestro habitual, consiguiendo un cruel fresco sobre las relaciones humanas y su indignidad ante el dinero.

Antes de su estreno pasó por un complicado filtro censor, ya que éstos no veían con buenos ojos que una culpable de asesinato quedase libre o con vida al terminar el filme. Sin embargo, Goldwyn les convenció que ya era suficiente castigo para Regina que su hija la abandonase, y que su soledad era peor que la muerte.

La loba alcanzó diez nominaciones a los Oscars y, sorprendentemente, ningún galardón: Película, director, actriz, dirección artística en blanco y negro, banda sonora dramática, montaje, guión adaptado, y las actrices secundarias Patricia Collinge y Teresa Wright. Además, Bette Davis y Patricia Collinge ganaron los premios como mejores actrices del año por parte de la "Asociación Nacional de Críticos".

Lillian Hellmann escribió otra obra de teatro en forma de pre-cuela, llevada al cine en 1948 como Another part of the forest, dirigida por Michael Gordon y solo con Dan Duryea repitiendo personaje.

LA SOLTERONA ("The old maid")

Charlotte (Bette Davis) tiene un breve encuentro amoroso con el novio despechado de su prima Delia (Miriam Hopkins), justo antes de que él parta hacia la Guerra Civil. Él fallece en la contienda, y Charlotte ha de enfrentarse al escándalo de una maternidad sin matrimonio por lo que es enviada a Arizona para que de a luz sin problemas. Tras la guerra, ella vuelve a la ciudad y abre una escuela para huérfanos donde enseña a varios niños, entre ellos a su hija Tina. Mientras, su prima, que se entera de este hecho, le hace la vida imposible impidiendo que su cuñado se case con ella. Cuando Delia queda viuda, Charlotte y Tina van a vivir con ella. Durante los diecinueve años siguientes, Tina trata a Delia como si fuese su madre y a Charlotte como una amargada tía solterona.

Basada en la novela de Edith Wharton, para su adaptación al cine el papel central de la amargada Charlotte recayó en Bette Davis, que ese mismo año rodó también Juárez, La vida privada de Elizabeth y Essex y Amarga victoria, siendo éste último filme el que volvería a reunir al mismo equipo técnico de La solterona: Hal B. Wallis, Edmund Goulding, Casey Robinson, Orry-Kelly y Max Steiner.

La actriz, para la que un maquillaje tuvo que convertir sus 31 años en una anciana de 60, fue la más beneficiada por el éxito del film, uno de los más taquilleros del año, consiguiendo por ello el premio como mejor actriz por la "Asociación Nacional de Críticos Norteamericanos", además de recibir excelentes críticas por su sufrida y melancólica interpretación.

Según Liolen Collier, "una vez más, Davis tiene que sufrir, pero se trata de sufrir por una causa extraordinariamente justa. Esta es una de las interpretaciones más sobresalientes de Bette Davis".

1 comentarios:

al dijo...

Para mi "el aniversario".

 

Confesiones de un
gay del extrarradio
Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template